lunes, 17 de agosto de 2015

Reseña de la semana: Tiempo de Marte (1964) / Philip K. Dick



Para 1964 el mundo tenia un panorama muy particular: el bloqueo a Cuba seguía intensificándose, Fidel visita Moscu sorpresivamente, los Beatles alcanzaban su primer número uno con I want to hold your hand, Sudafrica estaba en pie de guerra, Lydon Johnson firma la ley de los derechos civiles y nace la banda Pink Floyd.

En estas condiciones se publica la duodécima  novela del escritor Philip K. Dick Tiempo de Marte (Martian time-slip) en la cual nos traslada a un planeta Marte colonizado en la que se han establecido asentamientos que requieren de canales de agua que se raciona para mantener el bienestar, el mantenimiento corre a cargo de equipos rusos y alemanes, nuevos inversionistas intentan sacar el máximo provecho de las tierras salvajes cercanas a los montes Roosvelt, las escuelas públicas cuentan con una planta de máquinas docentes (androides) que replican y perpetúan el orden establecido y los esquizofrénicos y autistas están marginados en campos especiales. 

En la colonia estadounidense vive Jack Bohlen, uno de los mejores técnicos reparadores – el arquetipo heroico dickeano por excelencia – que trabaja para una empresa nipona, quien se intenta curar de sus brotes de esquizofrenia, quien se interesa en Manfred Steiner, un niño autista, quien también interesa a Arnie Kott – el presidente del sindicato de técnicos ­– pues con el método adecuado Manfred podría predecir el futuro. En las zonas baldías existen nativos marcianos que aun creen en las costumbres rituales y totémicas del continente africano, incluso se describen como afrodescendientes a los cuales se les intenta exterminar.


Kott contrata a Bohlen para que desarrolle un equipo que permita ralentizar el tiempo y así comunicarse con Manfred y ver más allá de sus posibilidades el futuro, sin embargo el inesperado giro dickeano pondrá las cosas en otro curso. Muy recomendada por los factores que mencione y también por que se puede ver en ella la influencia del pensamiento de Carl Jung y los acontecimientos que rodeaban a la cultura americana.

   

No hay comentarios: