jueves, 28 de julio de 2022

EL FOSO DE MABUYA / ERICK J. MOTA (Ediciones Vestigio, 2022)

 

Para los adelantados nativos y nativas digitales palabras como máquina diferencial, código ADA, Leviatán; no producirán mayor efecto que alguna expresión de extrañamiento. En cambio, para los migrantes tecnológicos, aquellos y aquellas que nacieron en el intersticio de la máquina de escribir y el computador, estas palabras activaran una red de asociaciones que conectara con la matriz del ciberpunk latinoamericano: elementales, deidades aterradoras, máquinas y lucha contra el sistema. Esta novela de Erick J, Mota (La Habana, 1975) es una suerte de sonda que explora una cavidad profunda en una historia contada desde un cambio originado en la expedición de Colon en las Antillas. 

Para quienes no lo conozcan Erick J. Mota es Licenciado en Física por la Universidad de La Habana. Ganador de todos los premios de Ciencia Ficción que se otorgan en Cuba desde el 2004 al 2009. También resultó ganador del Premio TauZero de Novela Corta de Fantasía y Ciencia Ficción 2008 en Chile. En Cuba ha publicado la novela corta "Bajo Presión" (2008) y la colección de cuentos “Algunos recuerdos que valen la pena” (2010). Relatos suyos han aparecido en diferentes antologías y sitios web del género como el “Guaicán, sitio de la Ciencia Ficción cubana” y la revista digital Axxón. Quizas una de sus obras mas reconocidas sea la novela Habana Undergüater (2010) un policiaco con influencias del cyberpunk anglo, aunque también se separa del género mientras busca una narración más autorreferencial y local (cubana), por decirlo de alguna manera. Allí, a un mercenario atletico entrenado por los soviéticos y con experiencia en las guerras civiles norteamericanas de principios del siglo XXI—que han destruido a los Estados Unidos como potencia mundial— se le encarga atrapar al hacker que ha robado de la red global una de las ofrendas que han sido dadas a los orishas que habitan la red. Ahora si, continuemos.


La exploración en la mencionada cavidad, el Foso de Mabuya, arranca con un fragmento, a manera de prologo, del diario del primer viaje de Colon y su llegada a tierra, fechado el 11 de octubre de 1492. Al pasar la página se descubre una estrutura formada por cinco secciones, cada una llena de registros de archivo, cartas y paquetes de datos, que van ayudando al lector-explorador a hilvanar una posible explicación de una historia que no es la nuestra, en la cual se evidencia como una fuerza exterior ha intervenido y cambiado el curso de esta narrativa, lo que obligara una lectura minuciosa, con lupa y sospecha, sobre todo con ese terrible dios taino al que conocen como Mabuya. Cada personaje que va apareciendo resulta un punto de vista limitado por sus condiciones respecto a la nocion de Patria, el dominio de la Corona Española, la configuracion de una Confederacion de Naciones Indias con sede en las Black hills, la Sociedad Analitica de Habana, El Almirantazgo de la Marina Real; entre otros.

 

El comentario que tengo sobre la obra es que me dejo gratamente sorprendido. En mi caso tiene elementos que me recuerdan algunos apartes de La Maquina Diferencial de William Gibson y Bruce Sterling – obra tutelar del Steampunk – y tambien algunas imágenes de Conde Cero tambien de Gibson – la segunda entrega de la trilogia del Ensanche – pero como las logra desmarcar e integrar en un trepidante periplo que nos pone al corriente de una posible insurrección en la Sierra Maestra, ubicada en el Estado de Cuba del Este – esto me recordo lo que ocurrio en Berlin en los años de la guerra fría – provocada por lo que han denominado el Ingenio Diferencial una maquina que toma el prototipo fallido de Charlas Babagge, pero al cual le han integrado un lenguaje de programación derivado de el uso del Algebra Booleana, cuyo dominio son las palabras conformadas por los valores binarios 0 o 1, que puede anular a la entidad que se ha infiltrado en el ingenio diferencial instalado en Sierra Maestra. Sinceramente es muy recomendada y de verdad que felicito tanto a EricK como a los editores que han logrado un dispositivo, una llave, que abre las puertas de un reino poco explorado en la literatura ci-fi y que sin duda denota las enormes posibilidades de los sueños de vapor y engranes. Sobra decir que el trabajo de edición es impecable y el apartado de ilustración a cargo de Sebastián Cota nos transporta a ese extraño novum caribeño.

  

martes, 19 de julio de 2022

Emiliano: a un lomo de distancia (microcuento)

Christian Bale como Patrick Bateman en American Psycho

Aprendimos a tomar distancia de todo lo que nos rodea. Los análisis evidenciaban la notoria brecha entre aquel individuo y su entorno. Nada, absolutamente nada podía revertir el resultado. La directiva se reunió a primera hora para revisar el memorando y tomar una decisión, era un caso anormal y requería la mayor precisión, no podía haber salidas en falso.

Es habitual que una persona sienta una extraña conexión con sus emociones, digo extraña por que nunca se nos enseña a tomarlas en cuenta, mas bien a suprimirlas, ocultarlas en gruesas capas de hombría que a la final terminan facturando horas de psicoanalista con diagnostico reservado y una dosis que inhibe tu mente de por vida, o por lo menos lo que dure el contrato farmacéutico con la entidad prestadora de salud.

Aprendimos a tomar distancia de nosotros mismos. Las paginas del atlas de anatomía siguen su curso de colisión con la contratapa, la lección del día es tan pudorosa que la maestra se ruboriza al ver las ilustraciones del órgano de reproducción masculina. Ese dibujo, esa representación, no es más que una idealización codificada y artificial que genera una falsa expectativa al ver que los colores usados no se parecen en nada a las pieles que los habitan. El germen ha sido puesto en circulación. El conducto fibromuscular elástico aloja momentáneamente al órgano genital cargado de testosterona que tras un rítmico agite estalla en una lluvia cósmica que impulsa los espermas que producirán el milagro de la vida.

La arrítmica coreografía ejecutada por los aspirantes a atletas de competencia ponía de manifiesto el reinicio de las labores. Caía la tarde y las cornisas temían la llegada del sereno, ese viento húmedo e incomodo que se metía por las fosas nasales, produciendo incomodos estornudos que aterraban a quienes estuvieran cerca, podrían pensar que era el virus proveniente de las baticuevas de Wuhan. La pintoresca escena hizo pensar a Emiliano Buenavida sobre lo bien que lo trataba la existencia, sin embargo, sentía un enorme vacío, a pesar de tener una buena posición, un modesto apartamento de doscientos metros cuadrados, un Mustang Testarrosa firmado por Tom Selleck de la serie Magnun P.I., un yate adquirido de la producción del lobo de Wall Street y estar saliendo con la supermodelo Tania Vulnikova; algo le impedía disfrutar plenamente.

Emiliano se había graduado como abogado penalista y pertenecía al prestigioso bufet de abogados Góngora y Asociados, la primera en el ranking de la lonja de abogados de la capital. Su registro era invicto, no había perdido ningún caso; un dossier impecable, la envidia de los leguleyos de medio pelo y de los mecanógrafos callejeros que transcribían dolorosas declaraciones de amor al Departamento Administrativo Nacional. Emiliano tenía un sueño: quería ser el mejor carnicero de la ciudad. No se confundan con Patrick Bateman, él no quería ser esa clase de carnicero, no, él quería ser como Don Álvaro, dueño y servidor en su propia fama, cuya bandera roja ondeante exhibía un estampado de una vaca Zenú. Si, eso era lo que él quería cortar lomos, chatas y caderas. Ponerse el guante de mallas y rebanar costillas, sentir el chunchullo, rellenar chorizos, vivir una vida tranquila lejos de los tribunales y las tediosas reuniones de yuppies trasnochados con Jhonier Talker y Dack Janiels.

Emiliano Buenavida aprendió a tomar distancia de todo aquello que lo rodeaba, solo así podía ver realmente quien quería ser y en quien se había convertido.

lunes, 18 de julio de 2022

LA NOVENA CONCIENCIA: UNA RESEÑA DE "TODO EN TODAS PARTES AL MISMO TIEMPO"


Multiversos, realidades paralelas, doppelgangers, constelaciones familiares, sanación espiritual y otras nociones poco nombradas por aquello de mantener la cordura, han venido siendo usadas por el noveno arte manifestado en algunas películas y series de streaming. Muchos ya comienzan a hablar de un despertar de la conciencia. En la década de los años cincuenta, luego del descubrimiento del LSD-25 por el químico suizo Albert Hofmann, se inicio un cambio de paradigma promovido bajo la consigna “enciende, sintoniza, abandona” enunciada por Timothy Leary, profeta del LSD. Llegaría la era de acuario y el rock entonaba sus primeros acordes estridentes que aturdía los conservadores oídos de la posguerra, los niños se habían hecho adolescentes y encontraron en ciertos alucinógenos la llave para entrar en las puertas de la percepción que había dibujado literariamente Aldoux Huxley. Flower Power, poder floral, haz el amor y no la guerra, como una piedra rodante; aforismos que buscaban romper el molde y emancipar la mente hacia un nuevo estado de conciencia, sin embargo, el miedo coarto este impulso hasta que en 2019 un agente viral incubado en las baticuevas de Wuhan inicio un rastro de contagio que pauso al mundo por dos años.  

Quizás ya algunos comics habían puesto en escena lo de multiversos, las realidades paralelas y otras nociones del reino cuántico. Mucho antes, en 1884, Edwin Abbott publicaría Planilandia: una novela de dimensiones que inspiraría al cineasta Cristopher Nolan para desarrollar la idea de su filme Interestelar (Nolan, 2014) en la que un astronauta hará un periplo que va más allá de las dimensiones que conoce hasta alcanzar la quinta dimensión. Hace pocos días pude ver al fin “Everything is Everywhere at once” o “Todo en todas partes al mismo tiempo”, película realizada por Daniel Kwan y Daniel Scheinert, los Daniels, aborda un acercamiento a la conciencia universal al mostrar a una mujer cuya vida parece no tener sentido que todos sus fracasos han resultado éxitos en otros mundos paralelos, pero un acontecimeinto hace que esos mundos esten en conflicto, por lo cual ella deberá detectar como puede transmutar sus frustaciones y liberar todo el caos que la había aprisionado.

Si, El caos esta a la orden del día en la rutinaria vida de Evelyn Wang (Michelle Yeoh): una inmigrante china que administra una lavandería junto a su esposo Waymond (Ke Huy Quan) —quien considera su matrimonio un caso perdido—, acompañada por su hija Joy (Stephanie Hsu) —una adolescente en búsqueda de libertad— y Gong Gong (James Hong), el abuelo de la familia. Si a esto le añadimos que el negocio está a punto de ser clausurado por el Servicio de Impuestos Internos de Estados Unidos, la trama parece ser muy cruel con la protagonista. Los Daniels esgrimen esta situación decadente como el polo opuesto del camino iniciático que Evelyn deberá afrontar aun cuando no quiera: entre tantas versiones de ella encontradas en diferentes universos, convertirse en “la elegida”, es decir, en la única persona que puede devolver la estabilidad del multiverso.

El absurdo es lo más importante de la cinta, es el balance perfecto entre la seriedad de las relaciones interpersonales de la familia Wang y la extravagancia de los multiversos con su lógica irónica.  Asimismo, también funciona al momento de tocar la idea principal de la película: si nuestra vida no es importante porque el universo seguirá moviéndose a pesar de nuestros dolores, ¿acaso vale la pena seguir intentándolo? La respuesta de los Daniels es no, pero también es un sí.  

viernes, 8 de julio de 2022

Los Crimenes del Futuro / David Cronenberg (2022)

 

En la imagen Caprice (Léa Seydoux), Saúl Tenser (Viggo Mortensen) y Timlin (Kristen Stewart)

Los Crimines del Futuro, el esperado regreso del maestro del body horror David Cronenberg, nos transporta a un delirio distopico, muy burroughsiano, en el que la corporalidad ha transcendido para alcanzar un nuevo estado de conciencia libre de dolor. La cámara nos introduce a un escenario que busca encontrar el significado de vivir en un mundo sintético, que debe alimentarse de sus propios residuos industriales ante la desaparición de los alimentos naturales, donde el único dolor que no ha podido extinguirse es el de la memoria.



Una escena delirante por ejemplo nos presenta una bodega abandonada que acoge a un entusiasta grupo de espectadores que esperan ansiosos lo que parece ser la una performance quirúrgica de un bailarín con orejas en todo su cuerpo. Los espectadores alistan sus cámaras y dispositivos de filmación para registrar cada detalle del performance, incluso el bailarín ha hecho coser sus parpados en vivo y en directo para aumentar la sinestesia de su acto y moverse al compás de la vibración del lugar. Entre los asistentes se encuentra Saul Tenser (Viggo Mortensen), un creador corporal que rastrea las pistas para resolver el dilema que le arrebata el sueño y el apetito: nuevos órganos que crecen aceleradamente inhibiendo sus funciones básicas. Para Saul el cuerpo es la realidad y la cirugía como un medio para lograr sentir algo de nuevo junto a su pareja y cómplice Caprice (Léa Seydoux). La habilidad de Saúl ha despertado la curiosidad del Departamento de Registro de Órganos, cuyo director esta fascinado y sorprendido por la aparición de órganos tatuados que se han convertido en el objeto de deseo entre los mercaderes del nuevo arte corporal.  



Aquí el cuerpo ya no emite las señales de su propia degradación a través del dolor, esa desagradable sensación ha sido erradicada, lo que produce una suerte de vacío existencial que llevara a las personas a encontrar nuevas formas de sentir mediante infringirse daños a sí mismos. Saúl y Caprice conocen a Lang Dotrice, un emprendedor particular que quiere donar el cuerpo de su hijo fallecido para su siguiente performance, lo particular es que el niño tenia la capacidad de digerir plástico en su organismo. Dotrice declara que “Tenemos que empezar a alimentarnos de nuestros propios residuos industriales”, quien entiende su difunto hijo como el camino a la evolución de la especie. Esto llevara a Saúl a descender por una insondable espiral al verse involucrado de forma accidental en una investigación policiaca. De repente, su intrusión a un oscuro y peligroso sub-mundo de concursos de belleza interior, de registro de órganos, de drogas sintéticas y de performances que cruzan la línea de lo moralmente correcto, lo lleva a cuestionar sus propios ideales y a aceptar que sus extraños poderes quizá no lo convierten en un ser inferior ni menos humano que lo demás.


Sin duda alguna Cronenberg, fiel a su obsesión con la intervención corporal, recupera varios elementos de filmes como El Almuerzo Desnudo, Videodrome, Existenz y Crash; En todas ellas podemos ver las implicaciones de la corporalidad al ser impactada por el desarrollo tecnológico y los dispositivos que se crean para cada entorno. Si bien el festival de Cannes no supo entender lo que plantea el realizador canadiense, quienes seguimos su obra comprendemos lo que pretende en esta puesta en escena. Muy recomendada además por todo el diseño de producción, los efectos y la fotografía. Simplemente un deleite visual.



lunes, 27 de junio de 2022

LA PARADOJA DE HARVEY OSWALD: UNA RESEÑA DE 22/11/63 de Stephen King

 

James Franco como Jacob Epping. Fotograma de la adaptacion a serie emitada por HBOMax 

En algún momento de toda experiencia humana se cruza por la mente la idea de viajar en el tiempo y cambiar ese acontecimiento que pudo arruinar la vida y que al regresar todo haya cambiado para mejorar. Un ejemplo explicito será la trilogía de Volver al Futuro (Robert Zemeckis, 1986) en la que el protagonista, con la ayuda de un vehículo modificado para atravesar vórtices espacio-tiempo, llega a su pueblo natal, pero en la década de los años cincuenta y debe lograr que su futuro padre deje de ser un perdedor y se enamore de su futura madre, una misión difícil sobre todo cuando ella se enamora de su propio hijo, en fin. Stephen King se lanza aquí a un terreno poco explorado en su obra y es el de usar recursos de los viajes en el tiempo para modificar un evento que marco a millones de estadounidenses: el asesinato de John F. Kennedy.

A diferencia de otras novelas que abordan el viaje en el tiempo, King no usa un sofisticado vehículo o un vórtice creado en un complejo militar o alguna clase de ingenio cuántico fractal; se vale de un agujero de una suerte de umbral que lleva a quien lo cruce a 1958. El elegido para llevar a cabo la misión de salvar al presidente Kennedy será Jacob Epping, un profesor de secundaria que también enseña clases de redacción para adultos en la jornada nocturna. Jacob al evaluar los trabajos de cierre del curso queda fascinado con el escrito del conserje del colegio, una detallada crónica en la que relata como su padre ebrio desata un mar de sangre y termina con la vida de sus hermanos y su madre. Jacob invita al conserje a celebrar su grado a una hamburguesería propiedad de su amigo Al Templeton, tras la celebración y colocar la foto en la pared de visitantes ilustres, Jacob recibe una llamada de Al quien le quiere mostrar algo que lo dejará atónito, algo que para creerlo deberá experimentarlo. Jacob acepta y al ingresar en la alacena de la trastienda del local cae en un lugar cuyo clima, personas y ambiente parecen salidos de un almanaque vintage, Jacob viaja en el tiempo a 1958. Al regresar de esta primera rodadita al pasado, Al le explica que cuando se viaja al pasado en el presente solo pasan dos minutos, sin embargo, cualquier modificación al curso de los acontecimientos causa un reinicio que puede alterar el presente.  Se puede decir que aquí el oponente del protagonista será el pasado y como este se resiste a ser alterado, siempre habrá consecuencias por mas noble que sea la acción a realizar.

Esta novela presenta un King que usa la nostalgia como núcleo argumental para describirnos ese Estados Unidos idealizado por series y películas que excluyen la segregación racial, la polarización política y las desigualdades sociales que son vistas desde la mirada de Jacob que ahora asume el rol de George Amberson, un testigo impotente ante la eventualidad del aleteo de mariposa. Vale la pena resaltar la calidad descriptiva lograda en cada página, logra ese efecto de trasladarnos por ese instante de lectura a la década de los cincuenta, incluso como conecta con otra de sus obras y lo hace de manera inesperada. Sin duda se hace evidente la extensa bibliografía consultada por King para recrear la década, además de las múltiples teorías de conspiración relacionadas a la muerte de Kennedy. Sin duda una maravillosa novela, muy americana eso sí, pero que aporta muchísimo desde las reglas del viaje en el tiempo, las consecuencias que produce en el protagonista y en su entorno. En definitiva, muy recomendada y que brinda una faceta particular del maestro del terror.

sábado, 25 de junio de 2022

RESEÑA DE NACIDO SALVAJE / Oscar Aibar y Fernando de Felipe



 

Ilustracion de Fernando de Felipe 1988

Siete individuos regresan de Vietnam, el corazón de las tinieblas, al que fueron enviados con la promesa de servir a su país, ungidos de horror y sufrimiento que trastornaron sus mentes. Testigos en primera fila de los horrores de una guerra provocada por el capricho y la soberbia de ser fieles a una idea impuesta por el miedo y la paranoia. Siete sobrevivientes que no volverán a ser los mismos de antes. Con esta idea en la mente del cineasta y guionista Oscar Aibar (Barcelona, 1967) y convertida en magistrales viñetas por el artista Fernando de Felipe (Zaragoza, 1965) surge Nacido Salvaje, una mirada a un conflicto bélico que marco a una generación y que ha sido llevado a la pantalla grande, las novelas y también los comics.

Ilustracion de Fernando de Felipe 1988

En este recopilatorio nos encontramos con siete relatos cortos (más un último de tres páginas de forma y estilo diferente al resto) en los que se nos cuentan las historias de siete ex militares que participaron en el conflicto bélico de Vietnam. En cada uno de ellos se explora como afecto esta experiencia en el frente de batalla en su vida, una vez están de vuelta en sus rutinas previas a la guerra, y en cómo ésta incidió en su percepción de la realidad.Para los autores estos relatos contienen, además de una profunda reflexión sobre la guerra, situaciones de una crudeza aderezada con referencias a la cultura pop de su momento que fungen como bálsamo para alivianar en parte ese horror que sube como un frio por la espina dorsal, directo a la yugular, lanzando el grano a los ojos; por lo tanto, puede no llegar a gustar a ciertos lectores y lectoras.

Ilustracion de Fernando de Felipe 1988

Aquí no hay pretensión moralizante, aunque tenga esa sensación de parecerlo en un principio. Mas bien tiene una intensión mas expositiva al exhibir el suceso y sus consecuencias, más allá de entrar a valorarlas. La realidad y la ficción se funden en un reflejo de lo que pudo suceder con estas siete vidas alteradas por el shock de las balas y la sangre.

Ilustracion de Fernando de Felipe 1988

En cada una de estas páginas se combinan muchos registros narrativos que juegan a favor del conjunto, entre ellos el uso de periódicos, o los canónicos flashbacks que recapitulan no solo el horror, sino todo lo demás. Al final de cada relato nos encontramos con fragmentos literarios extraídos de El túnel de Ernesto Sábato, El inmortal de J. L. Borges, El americano impasible, de Graham Greene, o El corazón de las tinieblas de Joseph Conrad, pero también de la canción The End de The doors, o incluso un fragmento de Los 100 consejos prácticos para el ama de casa, de Annette Winter. La referencia a la cultura de aquellos años es constante, así como a la que devino de aquel conflicto, haciendo de la misma referencia una marca de la propia obra, evidenciándolo en su propio título, que toma el nombre de la canción Born to be wild;del grupo Steppenwolf.

Ilustracion de Fernando de Felipe 1988

En lo que respecta al apartado gráfico Fernando se hace reconocible, como es una constante en su obra. Su estilo proyecta lo que se puede denominar como feísmo, con su deformación casi tétrica, esconde tras de sí una marca que le viene como anillo al dedo a estas historias. Cada trazo, cada viñeta que el lector recorre en cada página logra ser el reflejo idóneo del horror que fue aquel conflicto. Algo que hace de su estilo tan característico una necesidad para esta obra, es que en los momentos de calma, cuando no sucede nada en la acción, sino que sucede en el pensamiento, los rostros del autor cobran un doble sentido, porque se vislumbra en su imperfección una tensión latente, un estallido que está por suceder. Su uso lúgubre de las sombras, y el cambio puntual de un estilo más realista para volver a su conocido estilo caricaturesco, no hace más que enfatizar esa sensación de desasosiego que nos acompañará durante todo el camino.

Ilustracion de Fernando de Felipe 1988

En resumen, estamos ante un trabajo que no nos relata nada nuevo, quizás sí para alguien que no se haya empapado de historias de guerra, en concreto en guerras que suceden en terreno selvático; pero que en esencia su contenido no va a sorprender a nadie, y sin embargo quizás sea eso lo que más miedo dé de toda la obra. Que se nos narre cómo aquel corazón de las tinieblas de Conrad se hace presente en el mundo, y todos piensen; nada nuevo bajo el sol.

Edición original: Nacido salvaje (Toutain, Totem el Comix, serie entre mayo de 1988 y marzo de 1989)
Edición nacional/España: Nacido Salvaje (ECC, 30 de diciembre del 2021)
Guion: Oscar Aibar
Dibujo: Fernando de Felipe
Formato: Cartoné. 96 páginas. 20€ / 120.000 cop


lunes, 20 de junio de 2022

Editorial 123 / Fernando de Felipe, etnografo del futuro

 

En la década de los años noventa algunos autores del noveno arte orientaron su talento para abordar el futuro que se avecinaba con la llegada del Y2K. El futuro, en tanto construcción cultural, servia de lienzo para la imaginación desbordaba nutrida por la década del neón, el pop sintético y el ciberpunk, la rebelión contra el aterrador poder tecnológico. Uno de esos autores es Fernando de Felipe, un etnógrafo que no elude la mugre no descrita en esas visiones idealizadas del futuro, para integrarse en ella y hallar las respuestas a esas elucubraciones que circulaban en la mente de una juventud que atestiguo la caída del muro de Berlín, los vientos neoliberales y el impacto del videoclip.

F de Felipe es ante todo un artista-narrador exageradamente interesado en explorar, a través de los residuos de la cultura moderna,  ese mañana intervenido por la ingeniería genética, la guerra, los dispositivos tecnológicos y por supuesto el marketing publicitario; a través de crónicas repletas de viñetas y personajes bizarros, encontrando así una veta de explotación gráfica en la que puede llevar a cabo, con libertad creativa, esas fantasías escritas por Oscar Aibar y Jaime Vane - los primeros guionistas con los que trabaja - y luego de su propia invención.  

F de Felipe, para quienes no lo sepan, nace en Zaragoza en 1965, por aquel entonces España seguía en un régimen que tenía una estricta política sobre la producción y consumo de material cultural, privilegiando lo que se hiciera en España, y restringiendo el ingreso de material extranjero. Para el futuro etnógrafo del futuro F de Felipe el amor por las viñetas, como él mismo señala, viene de la inmensa fortuna de haber tenido un abuelo librero, Don Antonio Allúe, quien administraba una librería ubicada en la calle Estébanez, un segundo hogar que nutrió esa inquieta imaginación. Ante tanto material literario, grabados, postales antiguas, programas de cine y comics comprados a peso, termina por darle una suerte de noveno sentido como lector omnívoro, heterodoxo y sobre todo compulsivo que le ayudaría a la hora de cruzar su particular línea de dibujante.


Nombres como Frank Miller, Alan Moore, Bill Sienkiewicz, entre otros; comienzan a deleitar e influenciar a ese joven De Felipe quien se decantará por una línea grafica que se explaya en amplificar lo grotesco, lo raro y lo absurdo; entremezclado con acordes new wave, el neon y la experimentación gráfica con diversas técnicas. Celebramos la tarea de la Editorial ECC de reimprimir su obra bajo el sello “Colección Fernando de Felipe”, iniciativa que inicio en diciembre de 2021 y que seguirá hasta el 2023, publicando hasta el momento Nacido Salvaje (visiones de la guerra de Vietnam), A.D.N (crónicas de la ingenria genetica), S.O.U.L (una mirada a la segregación racial) y El Hombre que Rie (Adaptación del clásico escrito por Victor Hugo, que sirvió de inspiración para el personaje de Joker).

Sin mas preámbulos, conozcamos algo más sobre este autor y asi entender porque es tan importante para el comic de ciencia ficción y terror de los noventa.

viernes, 10 de junio de 2022

DOSSIER: FERNANDO DE FELIPE


Corría el año de 1996. En mi primer semestre de carrera de diseño grafico un amigo me obsequio unas viejas revistas Zona84 – magazine editado por Toutain en España – en las que aparecía mencionado Fernando de Felipe. Al llegar a casa, luego de dejar la maleta y hacer algo rápido para comer, me dispuse a echar una mirada a las revistas. Me encontré con una asombrosa adaptación de la obra El Hombre Que Ríe, escrita por Víctor Hugo (inspiración para la creación de The Joker en el comic de Batman), con un despliegue de color, trazo y personajes tan radicalmente diferentes a los dibujantes convencionales; desde ahí comenzó mi afición por este ilustrador.

Años después en una revistera de segunda mano me encontré un ejemplar de Museum, una antología de historias de terror al mejor estilo de cuentos de la cripta, pero lo particular es que era situada en El Museo del Coleccionista Compulsivo; eso sí a un precio tan irrisorio que era de no creer, por aquel entonces me costó 5.000 pesos colombianos, una ganga. Asi se fueron sumando mas hallazgos: nacido salvaje, marketing y utopía, Black Dekker y S.O.U.L. Cada página era una lección de las posibilidades del comic y el diseño, además los guionistas con los que ha trabajado tienen el toque para dar brillo a sus imágenes: Oscar Aibar, Jaime Vane.  

Con una notoria influencia de Bill Sienkiewicz, Frank Miller, Alan Moore y la línea chunga de los ochenta, Fernando de Felipe amalgama todo ese caudal pirotécnico en un estilo muy suyo, inigualable, en el que lo grotesco y lo estético hacen sinergia con una gama cromática que otorga la atmosfera correcta a cada relato.

Nacido en Zaragoza en 1965, estudio Bellas Artes en la Universidad de Barcelona, iniciando su trayectoria como historietista en los años 80, formando parte del "Equipo Bustrófedon”. ​ En un mercado en crisis, como era el español de mediados de esa década y principios de la siguiente, trabajó en las revistas de Toutain Editor, "Totem el Comix" (Nacido salvaje, 1988) y "Zona 84" (ADN, 1989), mayormente con guiones de Óscaraibar.​

Siendo ya profesor en su Facultad de Bellas Artes, Fernando de Felipe publicó Marketing & Utopía Made in USA ("Zona 84", 1990), continuando así lo que el crítico Jordi Costa ha denominado como su "ciclo mutante". Siguieron luego S.O.U.L. (1991), con guion de Jaime Vane, y ya definitivamente en solitario, El hombre que ríe y Museum, ambas de 1992. ​

En 1994, empezó a serializar en la revista "Viñetas" su última serie de cómic hasta la fecha: Black Deker, una mirada a ese héroe mercenario moldeado por el cine de acción ochentera a lo rambo, cuyo nombre viene de la famosa marca americana de electrodomésticos Black & Decker.

A finales del año 2021, la editorial ECC anuncio la publicación de la obra de Fernando de Felipe que comenzó con Nacido Salvaje y que ya lleva también ADN y SOUL. Esto es para mí una gran alegría por que por fin poder completar la colección y disfrutar de esas historias que marcaron mi adolescencia. Felicito esta clase de iniciativas y siempre es bueno que las nuevas generaciones conozcan a este tipo de autores que en su momento fueron trasgresores y dieron un nuevo aire al noveno arte.

Para conocer mas de sus obras pueden remitirse a este sitio: https://www.ecccomics.com/comics/biblioteca-fernando-de-felipe-4543.aspx

viernes, 27 de mayo de 2022

In Memorian: DE LA LUZ A LA OSCURIDAD

Rogelio Spare y su esposa circa 1956

Un homenaje al escritor Rogelio Spare, nacido en Girardot, Cundinamarca, en 1890, y desaparecido en 1957. Spare fue un adelantado a su tiempo y sus cuentos ya plasmaban los lineamientos de un horror cósmico con tintes tropicales

Por Edgar Modorwsky

Su nombre podía mezclarse entre los de Robert E Howard, Robert Chambers y Ambrose Bierce en una conversación de literatos, porque se desvivía por los relatos de horror, y él mismo era, en su manera de vivir, un invocador de horrores, o volverse único, inmortal e imperecedero si alguien hablaba de horrores cósmicos. “Un hombre reservado”, solían decir de él aquellos que lo habían tratado, para añadir luego de mil formas distintas, que marcó una época literaria de la literatura oculta en los 40, y que, por él, por sus escritos, a veces introspectivos, a veces complejos y siempre desbordantes de estampas, las historias de miedo empezaron a cambiar.

Por Rogelio Spare, varios entusiastas clandestinos que se sumergían en sus historias decidieron volverse escritores. “Un día se perdieron en la selva que hay saliendo de Neiva hacia el Caquetá una pareja de extranjeros: Los Cavendish – relataba años atrás German Arciniegas-. Rogelio Spare se fue a buscarlos con unos guías, una comisión de campesinos que salió a buscarlos. Rogelio, un narrador urbano, pero el escritor mas insigne que se conoció en los cuarenta, se hizo una serie sobre los Cavendish que transportaba a los lectores a la selva y hacia sentir el calor y el rigor de la selva. Unas paginas prodigiosas. Entonces volvía a decir: “ahora si quiero ser esto en mi vida”. Algo similar contaría Eduardo Caballero Calderón.

Spare fue ocultista sin matricula, pue creía que era urgente renovar la literatura y el arte del terror, la poesía y, si se hubiera podido, la vida. “Eran unos estetas y estoy en parte de esos herejes”, decía a finales de los 40. Fue amigo de Howard Philips Lovecraft sin oficialismos, pues con él, en infinitas conversaciones sobre lo que llamaban, medio en broma, medio en serio, horror cósmico tropical, se reencontraba con los postulados de la rebeldía en extremo. Lovecraft decía que sus textos tenían “la calidad de lo inverosímil”. Spare declararía en sus ultimas apariciones, que “Lovecraft nos quedó debiendo muchas cosas. Fue una promesa fulgurante, pero desgraciadamente se lo llevo el abismo”.

Solía tutearse con la oscuridad, y por ella, con ella tal vez, caminaba despacio y hablaba quedo. Era, con otros nombres y diversas descripciones, un personaje de sus cuentos (La Sombra Sobre Girardoth, Los Gatos de Agua de Dios, La Orden Dagoniana de Mompox), un hombre enjuto de apariencia añeja que vivía en otros planos de existencia. “Beethoven decía ‘no he aprendido a morir’ – le dijo en una entrevista a tres años antes de su desaparición al periodista Guillermo Cano -. La música me ha salvado de morir, pero no he aprendido a morir’. Parece que un reto bellísimo que la gente asume pocas veces es el reto de la muerte, el reto personal, individual”.

Él asumió ese reto desde niño, cuando comenzó a crear un mundo, su mundo, en el que podía refugiarse. Boto cientos de cuartillas a la caneca para que nadie conociera sus pesadillas infantiles, Incluso, confesaría después, quemo su única novela. Después comprendió que habría otros miedosos como él que tal vez querrían vivir sus mundos imaginarios. Por eso ya no incendio mas sus papeles. Publico sus historias. Unas reales con toques de lo gótico, algunas imaginarias con toques de lo real. Al final, bien habría podido decir, como Lovecraft, “El miedo es una de las emociones mas antiguas y poderosas de la humanidad, y el tipo de miedo mas viejo y poderoso es el temor a lo desconocido”. Y su obra, en ultimas, fue su vida.

 

Edgar Modorowsky en la Universidad de Miskatonic

 

martes, 10 de mayo de 2022

EDITOTIAL 122: LA BIBLIA DE LAS CONSPIRACIONES "LA TRILOGIA ILLUMINATUS" de Robert Anton Wilson y Robert Shea


Dicen que la gente que controla la verdad, controla el mundo; y van a ver y si. ¿Qué será lo que tiene la teoría de conspiración para deleitar a tantas personas? “El deseo de rechazar los aspectos de la vida que son demasiado complicados y abstractos, y de construir una realidad mas comida que puedan comprender” dicho por Cole Turner, protagonista del comic El Departamento de la Verdad, escrito por James Tynion IV e ilustrado por Martin Simmonds, cuya trama gira en torno a la capacidad de las teorías de conspiración para controlar al mundo. En la edición 115 pusimos en evidencia que la ficción ha sido secuestrada por los burócratas, tanto así que la ficción ya no quiere ser liberada, esta a gusto con sus captores, al parecer ha encontrado su valor alienando mentes núbiles y fortaleciendo los lazos entre las instituciones y las personas que aún les creen, dirigidos por una secta creada por un masón narco que se niega a abandonar la casa de Nariño, valiéndose de horrorcruxes para seguir en el poder. De eso se trata, la teoría de conspiración brinda una realidad mas comoda, que tenga sentido, que les haga sentirse importantes. Esta edicion trata de una conspiración mas ambiciosa: La Trilogia Illuminatus.



Publicada en 1975 La Trilogia Illuminatus, proyecto editorial de Robert Anton Wilson y Robert Shea, es una obra ambiciosa que explora los matices y posibilidades de las teorías conspirativas que influenciaran tantas series y películas como X-Files de Chris Carter, Millenium, El Péndulo de Focault de Umberto Eco, The Invisibles de Grant Morrison, V for Vendetta de Alan Moore y Lost, entre otras. “El Ojo de la Pirámide”, “La Manzana Dorada” y “Leviatán” nos transportan mediante diversos avatares literarios y reales a un complejo entramado de conexiones que inicia con una isla que nadie conoce: Fernando Poo. Dicha isla fue una provincia española en África y ahora es conocida como Malabo, la cuestión es que dicha isla ha sido tomada por Ernesto Tequila y Mota, un militar que leyó “Golpe de Estado: Un Manual práctico” de Edward Luttwark; que ahora se ha convertido en el foco de atención de Washington y el Kremlin. Al mismo tiempo Saul Goodman y Barney Muldoon, detectives de Nueva York, comienzan a investigar sobre el atentado a la revista de izquierda Confrontacion, y la desaparición de su editor, Joe Malik. Al parecer Malik tenía en su poder un archivo clave sobre los asesinatos de John y Robert Kennedy y Martin Luther King Jr que están conectados con poderosas sociedades secretas, entre ellas Los Illuminati de Baviera. Por otro lado, George Dorn es enviado a Mad Dog, Texas, para seguir la pista de los memorandos de Malik y es atrapado por posesión de marihuana, luego, en un momento alucinatorio de su propia muerte es rescatado por los Discordianos, liderados por el carismático y enigmático Hagbard Celine, capitán del submarino dorado Leif Erikson (nombrado así por el primer gran explorador nórdico) quien sabe dónde está la Atlántida y el secreto de los Illuminati. Todo esto en 600 páginas, que contienen también ejércitos de zombis nazis, ¿alucinante y revelador verdad?



Gracias a la editorial Orciny Press, cuya titánica labor en la traducción y las notas hizo posible que se publica por primera vez en español este valioso documento, en una bella edición que hará las delicias de todo aquel conspirador y aquella conspiradora que habita en cada uno de nosotros. Pero no quiero aburrirlos más, vamos entonces a conocer más de Robert Anton Wilson y Robert Shea y su biblia de las conspiraciones. Salve Eris y larga vida al Principa Discordia


domingo, 10 de abril de 2022

LA REACTIVACIÓN MUSICAL: NOVEDADES DEL SELLO GALLOMAMO RECORDS 2022

El critico musical Simón Reynolds señalaba en su célebre “Retromania” que la música estaba llegando a un estancamiento. En el panorama actual las compañías disqueras le apuntan a retener a sus seguidores usando una táctica bastante desgastada: la nostalgia. Esto explica por que las bandas y solistas recientes no aportan algo nuevo al mapa sonoro, por el contrario, siguen explotando las mismas vetas de aquellos registros musicales que fueron trasgresores y que hoy constituyen la nueva ortodoxia.

Afortunadamente existen sellos que le apuestan al riesgo, que no siguen las convenciones y reglas declaradas de los monopolios musicales; este es el caso de GalloMamo records. Fundado por Dj Jaco y Gary Minsk, este sello musical ha contado con grandes artistas como Da Vatican Sbirrous, banda insignia del Punk Psiquico, Benny Joe y los Patriarcas, exponentes del mejor Hip Hop Amish de Jerico y el polémico Sigfrido Gutiérrez, héroe del HardCordeon. Para esta ocasión Jaco y Gary nos envían a nuestra mesa de trabajo las novedades discográficas que reactivan el sello tras la pandemia.

Diseño de Kevin Castillo / Unitec

Diseño de Santiago Catumba / Unitec

Diseño de Valentina Calderon / Unitec

Diseño de Fabiana Pinzon / Unitec

Diseño de Juan Sebastian Camayo / Unitec

Diseño de Daniela Calderon / Unitec

Diseño de Alejandra Bolivar / Unitec

En ese orden de ideas, esta edición presenta la nueva producción del tenor del Bronx Betto Cartucelli, San Victorino Suit, acompañado por la Orqueta Afónica del Ricaurte trae lo mejor de los sonidos industriales de Puente Aranda con la poesía callejera posmoderna de un Cartucelli maduro y con un compromiso por rehabilitar el imaginario urbano en detrimento. Por otro lado, está la reciente incorporación del cantautor de cantina Alonso Seisdedos y su maravilloso “La Ultima y…” inspirado en una noche de copas en una fonda antioqueña, al compás de las anécdotas de los arrieros y conductores de yipaos, compuso 15 temas sin parangón. Regresa también el trio Cazuka con un álbum muy especial: “Astral Galoche”, un disco conceptual en el que se narra la historia de Nea el auténtico, quien ayudado por su maestro el Loco Luiz se pega un viaje astral a punta de pegante y logra alcanzar el nirvana engalochao, como lo señalo Roger Waters “el viaje del héroe sonoro”, toda una revelación. La agrupación de Fontibón “Bigtima” presenta su reciente producción “Títere sin Cabeza”, lo mejor del Death Metal colombiano, un álbum que orienta sus acordes a una critica mordaz y sin filtros de la realidad nacional y el desgobierno actual. La sorpendente banda Histerika nos presenta “Kantaletal”, una producción que contó con la asesoría de Rick Rubin y Butch Vig, que introduce un trash metal moderno, revitalizado para el siglo XXI. Tambien Densa y Compa y su álbum “Apagon”, lo mejor del Rave y el sonido D&B. No hay que olvidar al genial Charles Machette y su nueva producción “Rebanada”, un tributo a los mejores exponentes del Reggae que va desde los Skatellites hasta Bob Marley and the Weilers.  

Sin mas preámbulos, disfruten de estas novedades que alegraran sus oídos, embrujaran sus tímpanos y sin duda activaran sus mentes. No sigas consumiendo los mismos sonsonetes de siempre, mejor, arriésgate y escucha sonidos diferentes, apoya los sellos independientes y las bandas locales.

EL FOSO DE MABUYA / ERICK J. MOTA (Ediciones Vestigio, 2022)

  Para los adelantados nativos y nativas digitales palabras como máquina diferencial, código ADA, Leviatán; no producirán mayor efecto que a...