miércoles, 7 de junio de 2017

RESEÑA DE LA SEMANA: "ESTADOS UNIDOS DE JAPON" de Peter Tieryas

En 1962 se publicaría uno de las ucronías mas recordadas del genial poeta de los ácidos – el Dickens de la ciencia ficción – Philip K. Dick The Man in The High Castle. La premisa resulta de la pregunta ¿qué pasaría si Alemania y Japón hubiesen ganado la guerra? El resultado es un mundo dividido en facciones alemanas y japonesas, la costa este de estados unidos es potestad del gran imperio alemán, mientas que la costa oeste es del imperio del sol naciente.
Hace unos cuantos meses me tope con Estados Unidos de Japón, obra del escritor asiático-americano Peter Tieryas, su obra versa sobre sus intereses en el sueño americano, el conflicto identitario en futuros distópicos y las relaciones afectivas en medio de la colisión cultural.  En la tirilla de promoción señalaba “la secuela espiritual de The Man in the High Castle”, al ver esto la compre inmediatamente. Sin duda, como lo explica al final Tieryas en sus acrecimientos, debe mucho a los cimientos dickeanos y toda la obra que consulto para lograr la novela.
Sin entrar en detalles, propios de la hermandad de los spoilers, solo diré que Tieryas logra evocar una atmosfera convincente en la que, de principio a fin, te mantendrá enganchado al libro. Su estructura narrativa es muy sólida y sus personajes son muy profundos en especial Ben Ishimura y la detective asignada de la policía de Tokio Akiko Tsukino, a pesar de seguir un patrón de conducta según su posición, estas se ven alteradas por giros narrativos que los hacen mas convincentes. Esto unido a la atmosfera de una San Diego con Robots al mejor estilo Pacific Rim, grupos insurgentes que circulan videojuegos virales con realidades paralelas y muchas referencias a la cultura anime.

Una novela muy recomendada para estos días, muy buen contenido, buenos personajes, mucha acción, videojuegos y sobre todo indicios que te harán sospechar de cada paso que avanzas en la novela. Interesante manejo del tiempo (se abordan tres etapas 1948, 1960 y 1988) que permiten ir hilando las subtramas que culminan en un cierre inesperadamente sorprendente.

No hay comentarios: