domingo, 18 de octubre de 2015

Cuento de la semana

CONSUMODERMIA
POR FICCIORAMA

Siempre el mismo sueño, una y otra vez la recalcitrante visión estereoscópica del colapso
temporal entre el nostálgico mundo perecedero y el impostado mundo efímero. Comenzaba
siempre con la brisa eléctrica de la pantalla catódica en lluvia, pongo mis pies en el suelo y
entonces con solo tocarlo se convierten en pixeles que se desmoronan y emerge el vacío, blanco
e inerte, sobre el cual, por acción gravitacional descendía a un torrente cíclico cada vez mas
rápido. No había de donde agarrarse, la voz comenzó a enunciar en un dialecto acústico una
invocación, parecía un tejido de signos que luego estallaban hasta nublar la conciencia
Berg había tomado el turno del dispensador, tenia el 124. 

Se dirigió a la sala de espera y se sentó pesadamente en la silla plástica, cuando dirigió su mirada al tablero holográfico una angustiante decepción lo invadió al ver que hasta ahora iban en el turno 100. Era fin de mes, por lo general las entidades de crédito manejan un frenético volumen de actividades mas alto en ese dia. Si algo desesperaba a Berg era el ralentizado lapso de atención, desde que los sistemas se simplificaron, para agilizar los tramites, ocurrió totalmente lo opuesto: el trafico de datos superaba la capacidad de la hiperbanda. Para no caer en el tedio Herbert decidió sacar su reproductor musical estereoscópico, coloco cuidadosamente los digi-nodos a la altura de la sien y comenzó a deslizar sus pupilas por las frecuencias hasta encontrar la emisora sub-estatal. Lo particular de esta emisora, que agradaba a personas como Herbert, es que transmitía con el protocolo BTR (Below The Radar) y permitía escuchar contenidos mas robustos y relevantes respecto a las notas banales que emitían las emisoras estatales adscritas a la tendencia impuesta por el ministerio cultural. Su reloj bio-quántico emitió un impulso que llegaba a su tallo cerebral informando que eran las cinco de la tarde, era el momento de Jack Hertz, el mas celebre locutor BTR de la estación. Hertz tenia un registro acústico muy juvenil y refrescante, escuchar su voz revitalizaba el animo de Herbert, en los contenidos de la emisión una de las noticias llamo su atención, tanto así que se aisló por un momento de si para concentrarse. Hablaba de un músico prodigio de 15 años de edad que interpretaría, para la colonia europea asentada en la estación lunar, una partitura estereoscópica de Rachmaninov, no ha habido registro alguno que supere la capacidad nemotécnica y precisión de este músico. Cuando volvió en si levanto la mirada al tablero holográfico, no tardo en aparecer de nuevo ese gesto de decepción cuando noto que solo había pasado un turno, esto tardara mas de lo esperado, pensó para si mismo, miro hacia la calle y su mirada comenzó a perderse en el paisaje de neon, asfalto y smog.

La visión estereoscópica del colapso temporal no solo me invade a mi, también puede alcanzar a
otros. Estos residuos o fantasmas semióticos como lo definió un colegar amigo mío, se tornan
en recuerdos retrofuturos que caducan rápidamente. La brisa eléctrica de la pantalla catódica
en lluvia, pongo mis pies en el suelo y entonces con solo tocarlo se volvían pixels se
desmoronan y emerge el vacío, blanco e inerte, sobre el cual, por acción gravitacional
descendía en un torrente cíclico cada vez mas rápido. No había de donde agarrarse, la voz
comenzó a enunciar en un dialecto acústico una invocación que apareció como un tejido de
signos que luego estallaban hasta nublar su conciencia Mike Sogamoz tenia un don que nadie se explicaba como lo obtuvo. Desde muy niño tenia un oído muy desarrollado que le permitía distinguir frecuencias y clasificar los sonidos naturales y
artificiales. 

Su padre, quien trabajó como teclista polisemico para la Royal Poliphonic, le enseño
los acordes básicos que el pequeño Mike no tardo en superar. A los cuatro años Mike ofrecio su
primer concierto reproduciendo la partitura de Bach n 87, sorprendió tanto a los asistentes como
a los directores mas reconocidos, entre ellos a Greg Rosentall, el revolucionario director
orquestal que había transgredido las tendencias maniqueístas de la opera y proponer el
situacionism play como nuevo método de interpretación. Mike y Greg se volvieron muy
cercanos, a tal grado que Greg asumió ser el manager del pequeño. La apretada agenda de Mike
implicaba entrevistas en videochrome, whatsup, emisoras BTR y OTR y hasgtags. La gira estaba
programada para iniciar en las primeras semanas de mayo, aprovechando el aniversario de
mozart, Mike estaba demasiado entusiasmado con ello, a sus quince años jámas había pensado en
ser tan celebre. Greg hizo una enorme gestión para que el conservatorio lo formara como
polintrerpete estereoscópico, lo que le privilegiaba de otros en la medida que sus obras no solo
serian escuchadas, transportaría a los asistentes en el espacio tiempo para vivir una experiencia
superior que superaba a las salas de 5D.

La estación estaba atestada de gente, la aglutinación seguía el curso de un ganado que va al
matadero. A pesar de las multitarjetas y los pasajes en crédito, los termoniquetes no operaban
completamente, entorpeciendo al acceso a la plataforma de espera. Berg ya no tenia prisa, haber
esperado tanto en el banco le hizo bajar su biorritmo y entrar en un estado de inercia, no era
completamente consciente de como lo empujaban, solo contemplaba con mirada perdida, era su
forma de supervivencia en la agreste capital estatal. Luego de varios empujones y codazos, por
fin pudo coger el trans-longitudinal rumbo al sur oriente. Era una ruta difícil, en especial por el
incremento de inseguridad por parte de los Teques y los Zaicos, las pandillas que controlaban el
distrito de San Cristóbal. El seguía su rumbo, usaba prendas chinas adquiridas en los
hipercentros de ropa en el sector céntrico, desde que le robaron su holophone dejo de usar
cualquier dispositivo, no tenia nada que le pudieran quitar mas que la vida. Para Berg los ultimos
años representaban un difícil proceso de adaptación, desde que el gobierno central fue derrocado
y el nuevo orden social anarquico fue implementado, fue obligado a dejar su puesto como
director escatilocatodico en la cadena holovisual NEPENTV. Prácticamente ingresaron en el
edificio y doblegaron a todos, jefes y empleados, por igual, el injustificado acto de violencia
quería erradicar el quiste catódico, desinfectar el germen que había dañado a la cultura local con
sus contenidos y formatos defecantes. Berg, como otros, fue torturado, vilipendiado, como
evocando los tribunales de la santa inquisición, para que admitiera que había sido cómplice de la
virulenta artimaña que gerencio la regresión cultural de la nación. Al final fue relegado a
recolector viral led, no era el rango mas bajo. Tampoco el mas alto en la cadena productiva, pero
le permitía subsistir, 40 horas a la semana con un salario clase 3, fines de semana libres y un
compensatorio en la natividad. Al llegar a su piso, el 40567, se desgonzo en el precario sofá de
poliester reforzado, su gato se acerco a su pierna para saludarlo y pedirle comida. Encendió la
holopantalla en el canal deportivo, el rudeball era la sensación por estos días. La señal no dejaba
de emitir, igual que el corazón que bombea sangre, la holovsion no dejaba de enviar y recibir bits
de información, si lo hacia, mas d la mitad e la población entraría en pánico, era su consuelo, su
consejero, su dios.

La mañana era gris, desame te nublada, Berg escucho el aire eléctrico de la holopantalla
encendida que anunciaba la hora de despertar. Siempre se encendía en el noticiero matutino, el
presentador hablaba de un importante logro en la Universidad Estatal en relación con la replica
de un cerebro positronico que emulaba todas las operaciones de un cerebro real. Según la nota
habian tardado varios años en las pruebas y su inminente aplicación en el estudio del alzehimer.
Sin duda el reciente concierto de Mike desato la curiosidad del presentador que no tardo en
preguntarle al Dr Emerich, responsable del equipo positronico, que tan posible era replicar el
cerebro del brillante músico con el método alcanzado. Emerich, muy aplomado, respondio con
una posibilidad a medio plazo, vaya, pensó Berg, ese Mike si que causa alboroto donde sea que
es mencionado. Tomo su café recalentado, un par de galletas sintéticas y se alisto para tomar el
translogitudinal. Igual que en la noche, en la mañana el escenario era muy similar, hordas de
trabajadores, estudiantes y recolectores ingresaban a la plataforma, si no cargabas la tarjeta era
muy probable que no alcanzaras a tomar a tiempo el transporte, pensaba Berg, como era habitual
un músico instantáneo comenzó su improvisado recital de las clásicas canciones de Marley, Pete
Tosh y Alerta Kamará. Nada mejor que un buen reggae para ambientar el denso viaje. Luego del
recital, saco de su bolsillo su dispositivo musical estereoscópico para reproducir la lista de rock
urbano español, esos sonidos si que le producían buenas vibraciones, lo suficiente como para
recargarse y enfrentar la jornada.

La señal de holovision comenzó a perder definición inesperadamente. los comensales, quienes
quedaron atonitos por unos instantes, comenzaron a dialogar entre ellos. El técnico reparador
tomo su remoto y comenzó a inspeccionar la interfaz en busca de la fuerza de señal y la conexión
satelital. La barra de estado no pasaba de cero por ciento. Tomo su comunicador bluetooth y
pidio apoyo, al instante llegaron dos técnicos mas con los equipos de sustitución, según se
observaba el daño estaba en la caja amplificadora, el chip se había estropeado a tal grado que no
permitía recepción. Berg cortaba su pechuga gratinada, acompañándola de un poco de arroz y
ensalada sintética, tomo algunos sorbos de soilent y sigui mirando a los técnicos. La holovision
se convirtió rápidamente en el medicamento líder para combatir la angustia de la reflexión y el
pensamiento crítico, se ordenaba ingerir al menos unas 4 horas diarias, de lo contrario se
liberarían proteínas que estimularían el proceso depresivo. La consumodermia seguía su camino.


Fin

No hay comentarios: