martes, 9 de enero de 2018

AHORA UN CUENTO POR ENTREGAS: TYPOTIFICACION-PARTE 1


TYPOTIPIFICACIÓN

Entre las muchas técnicas de análisis gráfico presentadas en la guía de Glong y Plenovsky – directores del Instituto de Investigaciones en Escatología Visual – hace mas de un siglo ya, incontables esfuerzos se dieron a la tarea de combinarlas con la intención de rastrear y detectar las señales mismas de la misteriosa y aterradora gestalt viral que amenazaba con la colonización del imaginario colectivo y proyectarla en toda pieza impresa para así alterar nuestra percepción de la realidad. Una idea descabellada alojada en una mente retorcida por cierto. Por lo que se sabe al respecto, según los artífices impresores del bajo mundo, la cepa viene dosificada en capsulas visuales que se ingieren fácilmente con solo un parpadeo, una vez alojada en la retina comienza la agresiva campaña de invasión por el nervio óptico hasta llegar al lóbulo temporal y reorganizar las demás neuronas con el patrón viral, al siguiente parpadeo ya se padecen los primeros síntomas que manipulaban, de manera inconsciente, la gestalt con magistrales engaños caleidoscópicos que desechan al instante el frágil imaginario nativo, sustituyéndolo por uno que va echando raíces con toda la confianza.

Glong y Plenovsky patentaron una técnica de análisis que permite detectar y detener el paso de la cepa, la llamaron typotifipicación ¿qué en que consiste? Para ofrecer una respuesta mas efectiva al respecto, sin salir por la tangente, es mejor ilustrarlo con el único caso registrado con cierto grado de éxito: el del veterano analista visual José Alfort. El expediente señala que su obsesión con los volantes de servicios esotéricos lo llevo a contraer la mortífera cepa y en corto tiempo logro reducir sus síntomas gracias a esta insólita técnica. Junto con el expediente se encontraba su diario de tapas naranja en el que llevo un minucioso registro desde el contagio hasta su cura, que leeremos mas adelante,  en él enfatizo sobre la relación de la selección tipográfica aleatoria con el fantasma etimológico y como esta ayudaba a ocultar determinados significantes que sugestionaban la mente, de forma inconsciente, inoculando eufemismos que luego se manifestaban en la realidad consciente. Este caso es extraordinario en razón a que muy pocos sobreviven al contagio, ya se cuentan muchísimas victimas desde su aparición en 1960.      

Antes de revisar las notas de Alfort es pertinente hacer una contextualización al respecto para aquellos y aquellas que aun se sienten desorientados en el asunto.  Los aquí presentes recordaran que aquellos volantes median 9 cm por  5 cm, se imprimían en papel de pulpa barata – lo que daba esa característica coloración que contrastaba con la tinta de impresión – para ahorrar costos, se usaba una sola o, si el cliente lo requería con la debida justificación, hasta dos tintas, siendo las mas populares la Black, Magenta y Verde Yerba, esta última relacionada estrictamente con las plantas medicinales y alucinógenas usadas por el sequito de hermanos fuesen del llano o del interior. Circulaban a granel por las calles tanto del centro de la ciudad como en los sectores con mayor población flotante cautiva, especialmente entre las calles 19 y 14. Eran repartidos por personas variopintas a los transeúntes quienes hacían lo siguiente: algunos la recibían y tiraban a las tres cuadras y otros cuantos las conservaban como parte de una posible capsula del tiempo. El aspecto mas fascinante y atractivo de esta rudimentaria forma de promoción era su composición. Como ya lo mencione en tan reducido espacio debía caber toda la variedad de servicios ofrecidos por el chaman-brujo-hechicero-mago dejando el mínimo margen de aire – así le denominaban al espacio vacío entre las palabras e imágenes –  razón por la cual los ilustres impresores ejecutaban el calculo de Leclerc para medir la cantidad de texto a componer, en este punto es cuando emerge en el impresor-diseñador una suerte de posesión por libre albedrío para elegir las fuentes tipográficas que se deben usar.

Al ser una labor inconciente, ninguno recuerda por que o como eligió los caracteres, faltando así al código Morison de no elegir mas de dos fuentes para un mismo texto. Esto se puede evidenciar en los testimonios recogidos durante los juicios de Gutemberg realizados a finales de la era Pre-Macintosh, los impresores acusados alegaban que habían sido poseídos por un espíritu que respondía al nombre de REID, este les susurraba al oído dulces estribillos situacionistas que desencadenaban una sinapsis dadaísta  para ejecutar una yuxtaposición tipográfica digna de todo un Marinetti.  

Quienes conocían a Alfort, muy pocos en verdad, decían que desde que recibió el primer volante quedo maravillado por su extraordinaria y ramplona simpleza. Salía todos los días por las misma calles para recolectar muestras para lo que llamo el estudio en litografía. Muy pronto sus allegados notaron algunos cambios en su conducta visual, incluso en su forma de hablar “ahora se la pasa hablando de ligar gamas cromáticas y devolver la creatividad perdida” señalo Roger Lastrada, vecino residente del viejo edificio Galerada. La cepa comenzó a sembrar la paranoica idea de que las palabras dispuestas en estos volantes contenían una proteína que fortalecía el torrente visual: Cratil-o. Esta proteína activa un rizoma que desencadena una singularidad simbólica que en  esencia hace tangible aquello que nombra. Así las cosas comenzó a leer diversos catálogos de tipografía, en especial los del siglo XIX como del XX, en el XXI no hizo mayores aportes salvo combinar, modificar, reciclar y alterar los hermosos glifos creados por la primera cohorte tipográfica, quienes dejaron este plano terrenal para acceder a la progresión celestial de Fibonacci. Para satisfacer la curiosidad de los interesados he aquí la transcripción de uno de los textos suministrado en uno de los volantes seleccionados:

HERMANO LLANEDRO
Especializado en Pantones y Pactos para el Amor Visual
NO SUFRA MAS EN SILENCIO
TODO PROBLEMA TIENE SOLUCIÓN
POR MUY DIFICIL QUE SEA
Garantizo el regreso de su gama tonal amada en poco tiempo, donde este y con quien este no importa el sistema operativo, equipo, años de uso o arreglo con solo el hexadecimal, escala cromática, jpgs, pdfs o post en muros lo recupero sin causarle ninguna clase de daño.
LLAMA HOY MISMO CEL 328 906 4550
Secretos y misterios del vudú para dominar y doblegar el formato
LECTURA DEL TIPOMETRO
PACTOS Y RITUALES
PARA LA CREATIVIDAD Y LA GENIALIDAD
MAGIA ANALOGA – MAGIA DIGITAL
CURO TODA CLASE DE MAPPINGS
SACO PARCIALES OCULTOS, AGENCIAS O PUBLICIDAD VIRAL

 Como pudieron notar se puede ver un tratamiento indiscriminado de caracteres en mayúscula y minúscula – altas y bajas en la jerga tipográfica – además de la combinación forzada de familias serif y sans serif. Es tanto mi entusiasmo que podría seguir y seguir describiendo sobre lo que aquí nos convoca, pero dejemos que sea Alfort, en sus propias palabras, quien nos ilustre de forma idónea sobre el asunto. A continuación leerán las transcripciones realizadas por el voluntariado del semillero de aneurismas ópticos, labor que les tomo alrededor de cinco meses, cuatro semanas, tres días, dos horas y un minuto.

(Continuara en la siguiente entrega)

No hay comentarios: