jueves, 26 de agosto de 2010

Spaghetti a la Western / por Ficciorama



El western, al igual que el spaghetti, son metonimias culturales asociadas a ciertos rincones geograficos en concreto. Por una parte el western es un genero cinematográfico ligado, de cierto modo, a los valores culturales e históricos de la nación norteamericana, y por otra, el spaghetti representa un estrecho vinculo con una de las raíces gastronómicas más importantes de la cultura italiana. Pero, ¿como se conecta un plato tan popular con el cine?.

El western, o cine del oeste, se ubica entre los eventos conocidos como la fiebre del oro y la guerra de secesión. La creciente industria cinematográfica estadounidense vio en ese contexto una exploración narrativa y argumental muy novedosa para su momento, al igual que los pulp magazines, que no dudaron en poner sus esfuerzos para producir un amplio catalogo sobre este genero.

Los directores cinematográficos que tomaron las briosas riendas de este sub-genero comienzan a caer en lugares comunes que, al ser reiterativos, conducen a narraciones predecibles y poco sorprendentes. Esta situación expuso los síntomas que pondrían al western en un coma inducido, en otras palabras, en un limbo argumental del que tardaría en despertar. Mientras eso sucedía en el país de las oportunidades, en Europa tras el fin de la guerra inicia una apuesta cinematográfica enfocada a contar las vivencias y dramas de la posguerra, conocida como el neorrealismo italiano, con exponentes como Vittorio da Sicca y otros tantos colaboradores como Sergio Leone.

Leone, un joven asistente de dirección en ese entonces, decide volcar sus intereses hacia el western, influenciado además por la obra de Akira Kurosawa Yojimbo, con el proyecto de la Trilogía del Dólar, compuesta por las películas: Por un puñado de Dólares, Unos dólares más y su obra cumbre El bueno, El malo y El Feo. Esta serie de filmes no solo reactivaron a este genero, también le dieron otra manera de abordarlos con técnicas de filmación y edición de moderado presupuesto y filmadas en un lugar que no era propiamente el desierto de Arizona.

Además del prospero camino que inicio Leone en el western hacia la década de los sesenta, también dio a conocer al joven actor y ahora director Clint Eastwood, las melodías andaluzas que acompañaban los silencios y ralentis a cargo de Ennio Morricone y al pueblo español de Almería, el lugar que se transformo en una pequeña Arizona. Uniendo este hilo que comienza con el oeste, un director italiano y una nueva forma de ver el western, se dio de leone en adelante el apelativo de Spaghetti Western a las películas realizadas por los italianos en la década de los sesenta con la venia del régimen franquista.

No hay comentarios: