miércoles, 5 de diciembre de 2012

¿Por qué existen los fanzines impresos sí esta el blog?



En momentos en los que la mayoria de publicaciones "mainstream" hacen balances de lo que hicieron en el año, las cifras, los despilfarros, las fotocopias hechas (fotocopias colombianas), entrevistan a ome jeta sé del mes y mas burradas; Este servidor se place en colocar sobre la mesa un cuestionamiento que ha crecido en su mente de editor. Dicho cuestionamiento obedece al proceso en el que se insertan la mayoria de publicaciones realizadas con recursos propios, con capital sudado, del cual solo se obtiene la ganacia simbolica y se recupera en parte la económica.

En otrora, los fanzines hacian parte de toda una revuelta que rechazaba los canones de la cultura paternalista, no querian seguir los moldes, ni siquiera habian mayores opciones que seguir el camino de las fuerzas de producción y reproducción, el Status Quo, y consumir todo aquello para lo cual estabas dispuesto (ser mod o beat). En dicha situacion, las publicaciones eran parte del ethos emergente en los jovenes ingleses de finales de los 70, el DIY (Hagalo Usted Mismo), era la oportunidad para desarrollar una produccion cultural que se alejaba de los canones y reflejaba una suerte de actitud: hago mi ropa, mi música y mi revista.  

Las tijeras, el cutter, el colbon, las hojas carta y la fotocopiadora fueron los insumos necesarios para dar vida, y me refiero con esto a la apropiacion respecto a su fase en los clubes de ficcion y el cómic underground, al fanzine como linea de fuga frente a las publicaciones comerciales, y que desde el mismo cabezote editorial, hecho con recortes de revistas famosas o marcadores, mostraba como las condiciones esteticas convergen en un amateur propio de esos agitados tiempos. Aqui el objetivo era darle visibilidad a las bandas emergentes de la creciente y rapida escena punk, al igual que lanzar arengas contra "Maggie and the Monarchie", donde el rasgar, mal cortar y pegotear eran una apuesta discursiva en tanto que forma, por lo que esta etapa produce una replica en otros paises en las que se apropia la estetica pero el sentido es distinto, muy distinto.

En esta tierra de promesas rotas y falsas ilusiones, donde gobierna el sagrado rostro y nos creemos felices con ello; el fanzine emerge como parte de la alucinante edad dorada de las publicaciones en los inicios de los noventa: Acme, Agente Naranja y Zape Pelele encabezo la lista que luego fue ampliada por la oferta de pequeñas publicaciones como Prozac, Fanzin Fanzon, Santa Bisagra, Colombian Trash y otras mas, estas pequeñas publicaciones aparecen como una posibiliad para publicar comics, hacer visible a esos autores noveles que con su energía y derroche de tinta narraban las incongruencias de una capital mas atiborrada de humo y ruido, de inhumanos y atarvanes, de culebras y micos. Puede que este periodo pasara un tanto rapido, pero su legado vuelve al inicio del nuevo milenio.

Los fanzines se han sofisticado, los medios para hacerlos han mejorado y facilitan mas la labor, hablan de diversos temas: música, poesia, cuento, cómic, teatro, cine arte y cultura ñoña. A pesar de los blogs, parece que aun existe una magia en el impreso, en esa copia fascimilar que se entrega al lector o el recoge en los puntos de distribución, que luego se replica a satisfacción de un lector que se resiste a alienarse del todo al consumo mediatico tradicional. Este monto de palabras solo abren el espacio para que ustedes, nuestr@s lector@s expngan sus argumentos y confronten estos imaginarios frente a la veracidad de la experticia de reconocer que el fanzine puede ser un espacio mas abierto que el blog en terminos de objeto en tanto que gesto de una nueva mirada cansada de lo mismos beats catatonicos y epilepticos de los rayos catódicos.

Att
Ficciorama

1 comentario:

Daniel Lotero dijo...

Hombre, si, tanto blogs, como paginas, como ezines, denotan capacidad de entrega al comic, lo que yo mas he buscado de todas maneras es hacer una erevista real, material, en papel, tal vez lo unico que me haria falta