jueves, 22 de julio de 2010

Cuando el Diablo llego a Nueva Orleans


Por Ficciorama

De las muchas historias, por no decir leyendas, que se han tejido alrededor del Jazz, recuerdo muy vagamente que en una de ellas se mencionaba al diablo. Quizás estoy haciendo una conexión con aquella canción When The Devil go Down to Georgia , que evoca una leyenda muy similar a la de Francisco el Hombre, el mismo que le robo el acordeón al diablo –recientemente adaptada en el film los viajes del viento – y de una historia corta titulada La Trompeta del Diablo publicada en la antología Batman Black and White Vol 1, en la que un trompetista se topa con el hombre murciélago.

Dejando atrás este batiburrillo a modo de memoria, he decidido dedicar estas líneas al fascinante y misterioso universo del Jazz. Este ritmo, en vez de genero, musical inicia su historia bajo el crisol de las tradiciones africana, Europea y la naciente Norte America; todas ellas ubicadas en el sur del país, lo que geográficamente nos ubica en Louisiana, mas exactamente en Nueva Orleans. Acorde a los registros demográficos, a esta ciudad llegaban muchos esclavos afro-descendientes que provenían de la costa de marfil, del sur del Sahara, y que en un comienzo realizaban encuentros al ritmo de tambores, que fueron prohibidos por la ley regente, que los llevo a improvisar con las palmas a modo de acompañamiento. Tras la guerra de secesión los esclavos tenían la libertad de reunirse y tocar instrumentos de cuerda y percusión.

En el año de 1913 aparece la primera reseña sobre dicho ritmo en el San Francisco Bulletin y en ella aparece la palabra Jazz, que deriva de un vocablo de la costa de marfil y que además tenia connotaciones de carácter sexual en Norteamérica, y que en cierta forma le dio el distintivo de música del demonio –tengamos en cuenta que siempre ha habido música del demonio, lo que cambia es quien lo hace y como lo hace- propia de las clases bajas y obreras de la región. En 1917 aparece la primera grabación de la cual se tiene registro en la que se define tanto la palabra Jazz como su contenido a cargo de la Original Dixieland Band lo cual hizo posible su masificación y aceptación.

Entre sus mas destacados interpretes -entre los que se encuentran Jhon Coltrane, Louis Armstrong y Miles Davis – existe una figura que se ha reiterado en el tiempo desde varios productos propios del marcado cultural como la literatura y el cine, se trata de Charlie Parker, un saxofonista que ha sido distinguid como el mejor saxo alto en la historia del jazz. En lo que respecta a la literatura el escritor argentino Julio Cortazar, en las armas secretas, publica el cuento El Perseguidor en la que la figura adicta que habita una realidad ulterior a manera de burbuja para contrarrestar la realidad, y en el cine el actor y director Clint Eastwood realizo una adaptación de la vida de Parker en Bird que, para los seguidores y amantes del jazz, ha sido una de las mejores biopic sobre su figura. Es así como Hoy día un ritmo de la clase obrera, prohibido por muchos, se ha convertido en música de culto y se escucha en ámbitos refinados, sofisticados y cuyos escuchas jamás reparan en la historia que hay detrás, la historia del diablo que llego a Nueva Orleans

No hay comentarios: