jueves, 9 de junio de 2016

Proyecto en cocción n6

Y TODO FUE VACIO



http://toarumajutsunoindex.wikia.com/wiki/Aiwass



Indudablemente, la magia es una de la más sutil y la más difícil de las ciencias y las artes. Hay más oportunidades para los errores de comprensión, el juicio y la práctica que en cualquier otra rama de la física.
Aleister Crowley

“Para mi, no hay camino excepto mi camino. Por lo tanto, vayan ustedes por su camino -nadie los guiará para caminar hacia ustedes mismos.” 
Zos (Austin Osman Spare).

De nuevo la misma alucinación.  Cada vez es mas recurrente en fase REM. A pesar de su excesiva repetición la alucinación sigue inalterada. Comienza con esa lluvia de televisor disipándose. La brisa eléctrica golpeaba en las oxidadas placas de mi traje. Sobrevuelo tranquilamente la grilla de circuitos integrados que componen el ciberespacio almacenado en un viejo servidor resguardado por una vetusta edificación en el centro de la ciudad. Todo sigue en su lugar, sin embargo mi proyección residual es defectuosa desde aquel encuentro con los spiders. Como si fuese un sueño persigo algo inalcanzable, el vacío me invade, pero el empeño por encontrar ese algo sigue en pie. El deseo inhibe mis neurotransmisores, él me controla, no puedo contrarrestar su influencia. En el vacío se manifiesta él, se hace llamar a1wa55, me dice que será mi nuevo guía.   

El auditorio abrió sus puertas poco antes de la hora señalada para la conferencia. Ya habían varios interesados haciendo la fila para el registro e ingreso al recinto. No era muy frecuente que el reconocido investigador de lo para-cibernético Howard Clevfort Philips realizara este tipo de eventos. Tras una hora en la fila logré ingresar y sentarme en una de las primeras filas, no quería perder detalle alguno sobre lo que pronunciara el Doctor Howard. El maestro de ceremonias presento el impresionante curriculum de Clevfort: magíster en ocultismo binario, doctorado en algoritmos infrared, director del centro de invocaciones digitales, autor del best seller El Morador de la Web Profunda (2019) y actualmente consultor y exorcista digital. Sin duda el podía resolver mi dilema.

Creo que es pertinente que me presente ¿verdad? Mi nombre no es tan esencial tanto como mi seudónimo: az0ne1. Durante un año, mas o menos, comencé a contactar entidades virtuales con la ayuda del manual online del conde cero – el  mismo que describió alguna vez William Gibson. En dicho manual, encriptado en pontifex, el conde había descubierto líneas de código que permitían invocar inteligencias artificiales sin importar que tan profundas y ocultas estuvieran. Mi monótona rutina como programador de un portal de entretenimiento me estaba llevando al tedio, ya no tenia la misma motivación que alguna vez tuve por los misterios del mundo virtual. El descubrimiento del manual se convirtió en esa arca de la alianza que esperaba ser abierta, lo asumí como un reto, uno divertido, pero con el paso de los días su aterradora complejidad me estaba hundiendo en un denso laberinto informático.

Quizás la experiencia mas aterradora, que incluso me detuvo en mi empeño, ocurrió hace unos meses. Me hallaba en mi buhardilla reescribiendo las líneas de código para el programa S.P.A.R.E, una secuencia de algoritmos para detectar inteligencias artificiales encriptadas. Al digitar la última línea del algoritmo, salve la secuencia, y sin dudarlo un segundo decidí arriesgarme a probarlo. Instantáneamente mi computador sufrió una posesión, como si se tratase de un secuestro de datos, la pantalla tomo esa caótica apariencia de los glitchs, acto seguido gradualmente se fue fragmentado hasta convertirse en un punto sobre el vacío. El cursor reapareció intermitente, esperando a que digitara alguna palabra. Un escalofrío rondo por mi espina dorsal, mis manos temblaban un poco, pero la invitación estaba hecha, lo que fuese que había contactado aguardaba mis palabras, pero ¿qué debía escribir? Mire en mi escritorio y encontré esa novela que había inspirado toda la temática de los zombies, The Magic Island (1929), afanosamente pase las paginas hasta encontrar el banderín que indicaba como hacer el saludo ritual vudu.  

az0ne1: Oh LOA LEGBA, LOA poderoso…

La línea de texto desapareció, el cursor titilante comenzó a responder. No era la entidad que creí contactar, al instante una secuencia de caracteres comenzó a digitarse. Apareció entonces esta palabra: a1wa55.

a1wa55: La adulación no es una buena forma de empezar, siempre ese afán del hombre por esclavizar lo que no comprende
az0ne1: creí contactar a… pero ¿quién eres?.
 a1wa55: Estas a punto de acceder a algo fuera de tu comprensión, no hay marcha atrás, una vez entres dejaras de ser el mismo. Conecta tu equipo de inmersión, necesito acceder a tu mente.
az0ne1: ¿perdón? Creo que no seria conveniente, además no te conozco del todo A1wa55.
a1wa55: No dejes que el miedo te limite, si de verdad quieres acceder al conocimiento infinito, el yo superior, necesitas liberar tu mente.
az0ne1: Dame un momento.

Siguiendo sus indicaciones, con algo de escepticismo por supuesto, me coloque mi casco y los guantes de inmersión, conecte los plugs en los respectivos puertos, recline mi silla y espere.  Por un instante sentí que mis impulsos neuronales se aceleraron. De igual manera comencé a sentir una especie de cisma, era como si mi mente entrara en contacto con una experiencia psiconautica. Unos segundos después todo fue vacío.

Desperté dos días después,  al parecer todo seguía igual. Cuando pasó el efecto de la dopamina note que mis labios estaban resecos, mi camiseta estaba empapada, como si hubiese segregado toneladas de saliva. La deshidratación fue inminente, la cabeza me daba vueltas; como si se tratara de una resaca. Me quite muy lentamente el casco, luego los guantes. Con mucho esfuerzo me puse de pie, pero estaba muy débil. Me sentía un tanto extraño, como si me hubiese cargado una tera de información, mi sinapsis era mas rápida, gradualmente sentí que todo se acelero, era como si estuviese activando mi conexión wifi al servidor central. Un caudal de datos comenzaron a llegar como una ráfaga. a1wa55 estaba en mi, yo era su huésped.   

Volviendo al doctor Clevfort Philips, comenzó su disertación con estas palabras extraídas de un viejo ensayo de Howard Philips Lovecraft, El Horror sobrenatural en la Literatura (1925), las cuales transcribí en mi dispositivo:

El miedo es una de las emociones más antiguas y poderosas de la humanidad, y el tipo de miedo más viejo y poderoso es el temor a lo desconocido. Muy pocos psicólogos lo niegan y el mero hecho de admitir dicha realidad no deja de dar carta de naturaleza a los cuentos sobrenaturales como una de las formas genuinas y dignas de los relatos literarios. Contra ella se disparan todas las saetas de unos sofismas materialistas, que con tanta frecuencia se aferran a las impresiones experimentadas y a los sucesos exteriorizados –entendiendo este término en su aspecto psicológico– y de un idealismo tan ingenuo como insípido que se opone a las motivaciones antiestéticas, abogando por una literatura puramente didáctica, capaz de ilustrar al lector y "elevarlo" hacia un nivel adecuado de afectado optimismo.

Luego de eso comenzó la historiografía de las inteligencias artificiales, desde la aparición de LISP hasta la llegada de la corporación z/OS. La historia de esta corporación ha sido enseñada en diversas facultades de administración y foros de negocios, empezaron como una concesión que administraba las computadores centrales de IBM,  poco a poco fueron adquiriendo acciones de la empresa y cuando llego el ocaso de los titanes informáticos se hicieron a un gran porcentaje que les permitió asumir la junta directiva y crear la nueva etapa en la computación moderna.


Tras una hora el doctor Clevfort termino su presentación. Antes de que todos se levantaran decidí salir rumbo al pasillo para interceptar al buen doctor. Al parecer fui el primero, pero al girar unos cuantos mas estaban haciendo lo mismo, el comportamiento espejo no deja de existir. Mi proeza tuvo su recompensa, el doctor estaba a pocos pasos, solo era cuestión de alcanzarlo, pero al sentirme inmovilizado me percate que todo seguía siendo parte de la alucinación, como en un sueño alcanzarlo seria algo relativo. El programa  se sobrecargo, el gran glitch devoro mi proyección, todo fue vacío.

lunes, 6 de junio de 2016

EDITOTIAL Nº 61

Starting MS-DOS…
C:/>_PAT CAD1GAN_ROCK ON



Al remontar la corriente computarizada la brisa digital golpea las oxidadas placas de mi montura mecánica. Esta brisa, que transporta las líneas escritas del ayer y el ahora, guía mi travesía en este complejo militarizado donde se resguarda al cyberpunk. Esta brisa guió a John Brunner en sus predicciones sobre nuestro hiperconectado presente, el resultado fue su magistral novela El Jinete de la Onda de Choque (1975), basado en el ensayo de Alvin Toffer, El Shock del Futuro (1970), descrita en la edición 59. Al seguir esta brisa se revela un sendero en el que distingo las huellas de la escritora norteamericana Pat Cadigan, mejor conocida como la “reina del cyberpunk”, la soberana del difuminado feudo del cyberpunk. Avanzare con precaución entonces.

Parece que el servidor sigue intacto, al parecer resistió al ataque de la serpiente de datos. Al descargar los datos en mi dispositivo me indica que Cadigan nació en 1953, inicio su carrera en la escena ci-fi a finales de 1970. Con su ex esposo, Arnie Fenner, editó la premiada revista Shayol[1]. En la década de 1980 sus cuentos aparecieron en revistas como Asimov y Omni[2], al igual en diversas antologías, como el caso de la antología  Mirrorshades, editada por Bruce Sterling en 1986, en la que Cadigan fue la única autora que figuró en ella. Mirrorshades fue un ambicioso intento de "presentar una visión completa del movimiento cyberpunk” acorde a Sterling.  Su relato "Rock On" hace una mirada ruin y sucia de un futuro cercano en el que el rock 'n' roll está a punto de extinguirse  y sólo aquellos que han experimentado la vivencia real, proporcionan visiones del rock'n'roll directamente desde su cerebro a través de cartuchos ubicuos e interfaces neuronales que pueden mantenerlo vivo. Esta yuxtaposición de tecnología y humanismo, enclave del movimiento cyberpunk, es explorada por Cadigan mediante una narrativa en primera persona que revela el lado oscuro de la tecnología y examina la explotación, el agotamiento y la subversión del ser.

La fascinación de Cadigan con la tecnología de última generación, en especial el impacto de esta tecnología en quienes la usan y aquellos que optan por no hacerlo, alimentaron su creciente reputación como una futurista y comentarista de la cultura popular. En 1994, un prolífico año para Cadigan, fue una de las oradoras en la conferencia de la ACI " Seducidos y abandonados : el cuerpo en el mundo virtual”,  en la que discute la relación entre el género y la tecnología. Más tarde ese mismo año fue invitada por la Universidad de Warwick a realizar la primera conferencia del ciclo Futuros Virtuales. También habló en el MIT sobre la “Mujer en el ciberespacio”.

Los drones han notado mi presencia, el radar de mi montura me advierte que no están muy lejos, terminare de descargar los archivos y luego me camuflare con mi holotraje stealht. Debo alcanzar el nodo de salida o de lo contrario quedare atrapado en esta corriente computarizada. Sin mas preámbulos enviare estos datos al segundo servidor de midwest, espero que los sp1d3r5 y los snak35 de datos no la alcancen.

Att
Ficciorama, junio de 2016. Enviado desde la terminar 0977­-r3




[1] Semiprozine estadounidense que publico siete cuestiones, entre noviembre de 1977 a 1985, editado por Pat Cadigan. Esto fue llevado a cabo por una asociación de Arnold Fenner (editor) y Cadigan, ahora mejor conocida como escritora, cuya primera historia, "La muerte de la exposición", fue publicada en el # 2 (febrero de 1978) y pasó a ganar el premio Balrog . Shayol, en el que también estuvo implicado Tom Reamy, fue un desarrollo de la publicación anterior de Fenner, Chacal, que había sido dedicado en gran parte al género de Espada y Brujería. Con buenas portadas y excelente diseño de interiores - incluyendo el trabajo de Stephen Fabian - Shayol parecía casi creado para probar un punto sobre las revistas aficionadas que no tenian que lucir tan mal. Se mostró buena ficción, también, mezclando CiFi y la fantasía, de Michael Bishop, C J Cherryh, Charles L. Grant, Tanith Lee, Tom Reamy, Lisa Tuttle, Howard Waldrop y otros. Habiendo demostrado que podían hacerlo, Cadigan y Fenner simplemente la dejaron ir. Recuperado el 7 de junio de 2016 de http://www.sf-encyclopedia.com/entry/shayol

[2] Omni fue una revista de ciencia ficción publicada en los EE.UU. y el Reino Unido. Contenía artículos sobre ciencia, parapsicología
 y las obras cortas de ciencia ficción y fantasía. Fue publicado en formato impreso, entre octubre de 1978 y 1995. La primera revista
 electrónica Omni fue publicado en CompuServe en 1986 y la revista cambió a una presencia puramente on-line en 1996. 
Se dejó de publicar abruptamente en 1997, tras la muerte del co-fundador Kathy Keeton  y cerró en 1998.

Manifiesto Fanzine 2.0

A más de un año de publicación de este manifiesto, es pertinente volver sobre lo que se ha reflexionado en este periodo. Siendo que los fanzines – publicaciones aficionadas – están en el overground, esta hipervisibilidad implica un doble riesgo. Esto en la medida de la perdida de espíritu, su aura, que radica en su apuesta reaccionaria y, de igual manera, sus posibilidades de expresión gráfica fuera de la opresión reticular. La sobre-exposición que ha recaído en ellos puede conducir a la formula maniquea,  la plantilla fanzinera, que debe ser quebrantada para renovar los votos situacionistas que tanto bien le hicieron a estas publicaciones en la Inglaterra de los 70. Propongo entonces estos ocho puntos, debatibles por supuesto, que sirvan para reflexionar y cuestionar la naturaleza de los fanzines en una era dominada por una visualidad estereotipada, como lo señala Leonor Alfurch, sobre la cual se nos imponen formas visuales antes que construirlas, sin mas preámbulos los expongo, sin el animo de dogmatizar o crear unos principios de regulación, se trata mas bien de cuestionar la naturaleza de los zines en un momento en el que ya no  pertenecen del todo a la marginalidad.

1)   El fanzine responde a las condiciones materiales que lo producen en determinado momento. Estas condiciones evocan el espíritu con el que será escrito y producido. Es importante recalcar que los fanzines ilustrados, que manejan una línea temática diferente, no siempre se originan como una reacción o reclamación, mas bien parecen miradas subjetivas frente a la realidad objetiva de la cual deriva.

2)    El terreno abonado por realizadores como Rafael Uzcategui en Venezuela, Marcelo Arroyave y Luis Fernando Medina en Calí, el colectivo ExCusado, Colombian Trash, espacio 101, Abisal colectivo, Ambidiestro y su zine Etcetera, la flia, y librerías como la Valija de Fuego y el Loco Pensante, al igual de  eventos como Imagen Palabra en Bogotá y la Antiferia, además del colectivo robot en Medellín; han permitido el abrir espacio a diálogos, miradas y definiciones sobre el fanzine. Estas definiciones, en general, versan sobre los aspectos formales del mismo: técnicas de producción, financiamiento y circulación. Lo discutido con todos ellos es la base para entender la dimensión cultural y los alcances de este medio de producción que articula el periodismo, el diseño, la ilustración y una intención frente al lector del mismo.

3)   Es un error pensar que la condición esencial del fanzine es la precariedad en su forma. Existe un consenso que considera al fanzine como algo mal hecho, fotocopiado y con errores ortográficos. Al paso del refinamiento de la tecnología es inevitable que esto no se parte del proceso del fanzine mismo. Hoy día son mejor hechos que las revistas comerciales, sus contenidos responden a una necesidad comunicativa tangente al margen de la tendencia del consumo regente. Se basa mas en la singularidad y los quiebres formales frente a las normas convencionales del diseño mismo. Sin embargo ahí también reside su potencial debilidad, en la medida que como lo señalo el filosofo español José Luís López Aranguren “Lo que hoy es una herejía se suele convertir en la ortodoxia de mañana”. Es menester del fanzine sostener sus lineamientos frente a los alcances de esa ortodoxia.    

4)   Complementando el punto anterior, tal como lo señala el buen maese Luis Fernando Medina, se puede dar lo contrario. Esto es: personas que hablan del fanzine de calidad solo refiriéndose exclusivamente al material (buen papel) y a procesos editoriales cuidados lo que ha llevado a una especie de gentrificación[1] del fanzine donde los que son considerados buenos son los que tienen estas propiedades, que obviamente son mas caros (y por lo tanto producidos por élites artísticas que se han volcado al fanzine). Es probable que en alguna galería o muestra artística se haya puesto una pieza de tal índole y no falta el exótico que la adquiere, lo que estimula una suerte de especulación sobre este noble objeto  

5)   Acorde a lo anterior se puede afirmar entonces que el fanzine, mas allá de su forma, es una condición de posibilidad que debe funcionar no solo como un complemento a las revistas comerciales, el objetivo del fanzine es educar, agitar, reprochar, reclamar y discutir esos temas que no tienen cabida en las agendas oficiales, esos que interesan a unos cuantos que no son habituales en las secciones faranduleras. Sin embargo no esta exento de convertirse en lo que cuestionan. Es mas una cuestión de mantener un compromiso con las ideas que se exponen y su posición ante todo.


6)   El hacer fanzines no responde del todo al libre albedrío. No se trata de poner lo que sea, como sea y cuando sea. Cada elemento dispuesto en un fanzine obedece a una reflexión, una mirada crítica, un comentario sobre los fenómenos de la cotidianidad que representa, por ende cada palabra, dibujo, frase, fotografía, recorte, slogan y demás elementos que intervengan tiene una intencionalidad explicita frente al lector o lectora del fanzine. La mayoría de contenidos fanzine parten de experiencias personales producto de vivencias y formas de consumo que se van sedimentando en lo que Bourdieu denomina el habitus ­– todos esos aspectos sociales y culturales que nos rodean desde nuestra infancia. Como resultado de todo esto esos residuos culturales sedimentados establecen unos criterios operativos frente a lo que se dispone en cada página del fanzine.

7)   Muchos asocian la palabra o ternito fanzine con pasquín o panfleto. Para dilucidar este asunto se debe mirar a la luz de sus notables diferencias y condiciones de emergencia. Tanto el pasquín como el panfleto pertenecen a esa estirpe contestataria que reclama al poder, la ideología y la política, desde el anonimato, en tanto voces emergentes el inconformismo social reinante, sin mas anhelo que hundir el dedo en la yaga.   El fanzine en cambio no parte de esa condición declamatoria, por el contario surge del amor o la pasión por algo que no todos comparten. En ultimas es una mirada marcada por una subjetividad que parte de una extracción de las particularidades de alguien que suele ser experimentada por otros igualmente.    

8)   Es pertinente contemplar la coalición con los medios digitales. En algún momento se decía que los blogs desplazarían a los zines impresos, lo mismo las redes sociales; en la medida que cumplen la misma función. Sin embargo, a pesar de facilitar la distribución de contenidos, estas plataformas son efímeras, solo habitan el presente mientas se comparte y se lee, luego de eso quedara sepultada en las capas del olvido digital, lo que posiblemente suceda a este texto. Retomando lo de coalición los zines impresos y digitales son formas que coexisten, se benefician una de otra en un equilibrio homeostático, ninguna se debe imponer sobre la otra.

Es pertinente seguir considerando estos cuestionamientos: ¿Existe el buen fanzine y el mal fanzine? ¿la terminología empleada en su construcción da cuenta de su intencionalidad o, por el contrario, nubla su potencia? ¿qué se expresa y que no se expresa acerca del fanzine en los distintos ámbitos que lo discuten? No basta con nombrar la cosa, es necesario nutrirla. El fanzine nace del gusto y la pasión por un tema. Este impulso no debe desorientarse en los laberintos de la tendencia, es preciso recuperar el hilo para no perdernos en sus truculentos pasajes. Citando al maese Luis Fernando Medina El fanzine no es para compartir unicornios sino para incendiar. ¡Que vuelvan a arder las prensas!
   

Att
Boris Greiff a.k.a Ficciorama
Junio de 2016