jueves, 17 de abril de 2014

CUANDO LA CIENCIA FICCION CONOCE EL FANZINE


Fotografia tomada por Mrs Ficci

Gracias al equipo de Miliviernos, integrado por Luis Cermeño y Andrés Felipe Escovar, y su invitacion a su ciclo de charlas en los Funambulos teatro La Macarena, este servidor hizo un periplo acustico visual sobre la estrecha coneccion entre los fanzines y la ciencia ficcion en la decada de los 30 del siglo XX en EE.UU y mediante un salto cuantico, a velocidad warp, se hablo de los 10 primeros numeros del fanzine de producción quirográfica, reproducción mecánica y distribución repentina mensual mejor conocido como FICCIORAMA.
Minutos antes Ficciorama habia consumido unos cuantos shots de cafeina / Fotografía tomada por Mrs Ficci.


Con una nutrida asistencia, se paso un rato muy agradable – una hora y media para ser mas precisos – en compañia de entusiastas de la autoedicion y la ficcion se hablo sobre autores influyentes: Olaf Stapledon, Hugo Gernsback, Philip K. Dick (influencia directa), George Orwell, Ray Bradbury, Aldoux Huxley, entre otros; falsas noticias donde Ficciorama pretendia ser un inmortal a la manera Borgiana, música puñetera y la busqueda de la felicidad.
Ajustando los últimos detalles con Luís Cermeño / Fotografia tomada por Mrs. Ficci

Fue muy divertido y energizante recordar los primeros pasos de este fanzine que seguira avante hasta que los eternos lo decidan. Mil Gracias nuevamente a todo el equipo Milinviernos, Fonambulos y los asistetntes. Seguirmos viajando a donde ningun diseñador ha ido antes. Los invito a seguir este ciclo de charlas que continua el proximo Miércoles 23 de Abril con Luis Carlos Barragan y Rodrigo Bastidas (devoto conocedor Dickiano), quienes hablaran sobre ciencia ficcion colombiana. No se lo pierdan.
Los asistentes a la charla, un público con muy buena energía / Fotografia tomada por Mrs. Ficci

jueves, 10 de abril de 2014

4TO ANIVERSARIO DEL FANZINE DEL MÁS ACÁ

-->

 

Han pasado ya cuatro años desde que salio el primer ejemplar reprografito de este fanzine de producción quirográfica, reproducción mecánica y distribución repentina mensual. Lo que menos pasa por la mente de un editor es que su publicación siga en pie o que continúe como la he hecho Ficciorama. Ya son 40 ediciones, poco mas de 360 páginas llenas de apuntes, comentarios, reseñas, cuentos, ilustraciones, esquemas, diagramas, referencias y editoriales. Durante todo este trayecto se ha creado un espacio para hablar de autores muy influyentes para la narrativa escrita, gráfica y cinematográfica; para celebrar el cuarto aniversario, el invitado no podría ser otro que el maestro del horror cósmico Howard Philips Lovecraft. 

 

Nacido en Providence en 1890, desde sus primeros años transito los márgenes de la imaginación macabra, la psique atormentada, la historia y la astronomía. Sus lecturas fueron alimentando un cosmos fragmentado, que luego su amigo August Derleht[1] daría forma bajo los Mitos de Cthulhu. Sin temor a equivocarme la figura de Lovecraft es al terror lo que Philip K. Dick a la ciencia ficción. Al igual que Dick, Lovecraft fue un autor poco valorado en su tiempo, pero gracias al impulso del circulo Lovecraft su obra se ha difundido y valorado por la literatura de masas. En su línea narrativa contemplo tópicos como: la civilización amenazada, la culpa atávica (los descendientes en una línea de sangre nunca pueden escapar de los crímenes cometidos por sus antepasados, si éstos han sido suficientemente atroces), los cultos ancestrales, la locura, la imposibilidad de escapar al destino y los riesgos de la ciencia. 

 

Su influencia puede ser rastreada en escritores como Stephen King, Robert Bloch, Grant Morrison, el mismo Philip K. Dick, entre otros. ¿Por qué Lovecraft? Lo hago por dos razones: la primera por que un fanzine que se dedica a explorar la ficción no puede pasar por alto la figura de Lovecraft; la segunda se debe al recordar la manera en que conocí la obra de Lovecraft, gracias al cómic de hellboy – creado por Mike Mignola – titulado La Semilla de la Destrucción, en ella la mayoría de viñetas incluían batallas con calamares, hombres anfibio y mucha niebla. En la introducción del tomo compilatorio, escrita por Bloch, revelaba los autores que habían influenciado a Mignola para la creación de su personaje y el universo narrativo en el que se movia, asi las cosas me dije ¿por qué no?

 

Como muchos seguidores de Lovecraft, mi primera lectura fue Los Mitos de Cthulhu, la obra fundacional de la cosmogonía lovecraftiana. De todos los relatos alli incluidos mi favorito siempre fue La Sombra sobre Insmouth. La trama gira sobre un hombre que, buscando la forma mas económica de llegar a  Arkham[2], descubre por accidente el desaparecido pueblo de Insmouth , en otrora un importante y prospero puerto cuyos habitantes cayeron en una maldición. El protagonista, al entrevistar a un aldeano, se entera que movidos por la avaricia, tiempo atrás hicieron un pacto con los profundos – seres mitad humanos y mitad peces – que traían prosperidad al pueblo a cambio de ciertos sacrificios y de procrear con las mujeres del pueblo. Mientras mas avanza la investigación la transformación del personaje en profundo será inevitable, al igual que el enterarse que es descendiente de la línea de sangre del líder del culto a los profundos. Al finalizar asimile la primera de las muchas reglas de Lovecraft: no hay marcha atrás.

 

Otro texto recomendable es su ensayo El Horror en la Literatura, en el cual, a modo de genealogía, hace un recorrido histórico desde los albores de la humanidad hasta su gran influencia: Edgar Allan Poe. Lovecraft sitúa al horror como una de las primeras manifestaciones del ser humano primitivo ante lo desconocido, producto de lo que no comprende mas allá de los limites de su percepción. Los mitos – relatos tradicionales que refieren a acontecimientos prodigiosos, protagonizados por dioses, semidioses, héroes, monstruos y seres fantásticos – moldearon muchas nociones sobre el orbe mismo. Sin embargo en Lovecraft los mitos solo servían de recurso para las tramas argumentales de sus relatos, nunca considero a sus dioses (Dagon, Cthulhu, Nyarlathotep, Ulthar e Hypnos) como un panteón. Uno de los pocos amigos que tuvo, August Derleth,  creó una completa cosmología, incluyendo una guerra entre Los Antiguos (The Old Ones) o también dioses arquetípicos, y Los Primigenios (The Elder Ones) y Los Exteriores (Outer ones). Toda esta gran confrontación hizo de la tierra un lugar cargado de zonas ocultas y caóticas, bajo las cuales duerme el gran Cthulhu, una deidad que ha sido adorada desde tiempos inmemoriales, en varios países y lenguas.

 

Quizás lo mas particular es saber que la mayoría de monstruosas deidades tomen apariencia de animales del fondo marino, esto se debe a que Lovecraft odiaba la comida de mar, una vez mas se puede ver como las experiencias personales son vitales en el desarrollo de una línea narrativa. También hay que agregarle que en su infancia le gustaba jugar a encarnar a diversos personajes históricos, su juego lo llevo a crear a uno de sus personajes mas enigmáticos del mundo lovecraftiano: el árabe loco Abdul Al-Hazred, el celebre autor del Necronomicon, el libro de invocación de las deidades del panteón Lovecraftiano.

 

Hemos reunido el trabajo de 12 colaboradores, muchos de ellos frecuentes, que han dado su aporte y mirada sobre este autor. La publicación incluye un extracto de su ensayo el horror en la literatura y muchas imágenes de gran calidad. Quiero agradecer a: Manuel Moreno, Don Motta, Juan Cristobal Calle, Juan Camilo Mendez, Juan Pablo Forero, Otro Malechor, Diego Roa, Jacob Schneekloth, Santiago Serna, W.B. Wayoob, Giovanny Ospina y Adrian Castilla por su gran colaboración en este número. Es para mi motivo de felicidad brindarles esta edición y hacerlos participes de esta pequeña celebración, que representa un pequeño paso para este servidor, pero un gran paso para la escena del fanzine local bogotano. Sin mas preámbulos disfruten este ejemplar tanto como yo lo hice armándolo. Salud!!!

 

 

ATT


FICCIORAMA / desde algún rincon de La Universidad de Miskatonic/ Abril-Mayo de 2014




[1] August William Derleth (Sauk City, Wisconsin, 24 de febrero de 1909-4 de julio de 1971) escritor y antologista estadounidense perteneciente al Círculo de Lovecraft. Aunque conocido por haber sido el primer editor de los escritos de H.P. Lovecraft y por su propia contribución a los Mitos de Cthulhu, así como por haber sido el fundador de la editorial Arkham House, Derleth fue un destacado escritor regionalista americano, así como un prolífico autor en diversos géneros, incluyendo ficción histórica, poesía, novela negra, ciencia ficción y biografía.
[2] Ciudad creada por Lovecraft, mencionada por primera vez en el relato “the picture of the House” de 1921. Se encuentra localizada en la zona Nueva Inglaterra. Más concretamente en Massachusetts, Estados Unidos.  Por las descripciones se ha identificado con la ciudad real de Salem. Junto a Innsmouth y Dunwich, forman lo que se conoce como el "triángulo de Lovecraft". Así, aunque no se da nunca un emplazamiento físico, puede suponerse que los tres lugares están cercanos. Su importancia se da por la Universidad de Miskatonic, lugar en el que reposa la única copia del Necronomicon. Posteriormente este nombre ha sido usado en otras obras literarias y en los cómics de la DC, especialmente para designar a la clínica psiquiátrica donde están recluidos la mayoría de villanos de Batman, el asilo de Arkham